Celebramos la asignación de fondos de la Ley Credimujer

Viernes, Septiembre 14, 2018

Luego de tres años de lucha, las organizaciones de mujeres campesinas y feministas celebran la aprobación definitiva de financiación para el Programa Nacional de Crédito Solidario para la Mujer Rural "Credimujer". Este es un avance importante para reducir las brechas existentes que enfrentan las mujeres en el acceso a créditos y asistencia técnica para el desarrollo de actividades económicas agrícolas y no agrícolas.

Este programa dará prioridad a las mujeres rurales que habitan en las comunidades más pobres y con mayor vulnerabilidad agroecológica en el país. A su vez, busca fomentar entre esta población actividades dirigidas a la pequeña y mediana empresa de producción agrícola, acuícola, agropecuaria, ganadería, transformación de servicios y el comercio formal e informal.

Lo que inició como una campaña para visibilizar las diversas problemática que afrontan las mujeres rurales en Honduras, se cumplió en forma de ley en septiembre del 2015 durante un debate único en el Congreso Nacional. A partir de ese momento, las organizaciones involucradas en la construcción de la Ley Credimujer presionaron por la aprobación de su reglamento y un presupuesto exclusivo para la implementación del programa. 

“El fideicomiso otorgado a Credimujer es un paso hacia la compensación de una deuda histórica con las mujeres del campo. No se trata de solo facilitar créditos para ellas, sino de construir una mayor autonomía económica en las mujeres apuntando a reducir las formas de violencia que enfrentan en su entorno”, comenta Wendy Cruz, representante de la Articulación de Mujeres de la Vía Campesina. 

Pese a que la demanda inicial de las organizaciones de mujeres campesinas fue por 105 millones de lempiras, Credimujer será financiado con 35 millones de lempiras a través de la Secretaría de Desarrollo Económico según lo establecido en el Decreto Ejecutivo No. 012-2018. Sin embargo, anualmente, este proyecto recibirá fondos para su sostenimiento. 

La admisión y financiación de esta iniciativa es el resultado del trabajo que une a las organizaciones asociadas en la Plataforma 25 de Noviembre, de la mano del liderazgo de la Articulación de Mujeres de la Vía Campesina, el Centro de Estudios para la Mujer – Honduras (CEM-H) y el Centro de Estudios para la Democracia (CESPAD). 

Con el acompañamiento de Oxfam, las organizaciones han trabajando en alianzas con diversos actores y sectores, reevaluando y replanteando formas de trabajo y planes de inversión para asegurar que los beneficios de Credimujer se traduzcan en oportunidades de desarrollo para las mujeres y sus comunidades. 

De acuerdo con un estudio publicado por Oxfam, superar la pobreza rural y la desigualdad entre los hombres y mujeres en Honduras es posible con un cambio del modelo económico-social donde se promueva un desarrollo territorial más equitativo, se asegure el acceso y control de los activos productivos para las mujeres y se fomente la participación de ellas en los espacios de toma de decisiones.

 “Según la CEPAL, casi la mitad de las mujeres rurales en Honduras no tienen ingresos propios. Celebramos que el gobierno haya aprobado recursos para que estas mujeres finalmente puedan acceder a los beneficios de Credimujer. No obstante, hace falta que el Estado de Honduras multiplique e intensifique estos esfuerzos para reducir las grandes desigualdades que persisten entre mujeres y hombres”, comenta George Redman, director de país para Oxfam en Honduras.

Por otra parte, las organizaciones destacan como aspecto positivo la articulación entre la agenda de las mujeres rurales y el movimiento feminista. Según Cruz, los ejercicios continuos de coordinación y presión colectiva por que el Estado de Honduras respete y garantice los derechos económicos de las mujeres ha permitido la realización de Credimujer. 

“Hoy podemos decir que la constancia y la persistencia por garantizar el derecho al crédito diferenciado para las mujeres rurales marca un inicio. Sin embargo, nuestro trabajo no se detiene aquí. Continuamos luchando por nuestros derechos civiles, económicos y políticos. Es obligatorio asegurar la efectividad de los recursos que se desembolsarán y que las mujeres de las comunidades en efecto accedan a esos créditos”, agrega Cruz.
 

Contacto: 

Karen Arita en Tegucigalpa, Honduras: karen.arita@oxfam.org | (+504) 2239-2120 o 2235-5688

Enlace permanente: https://oxf.am/2Mx4MBn