¡Sí podemos! Las mujeres podemos ser empresarias.

A sus 53 años de edad, María Magdalena Padilla tiene la energía de una adolescente. Se dedica a actividades comunitarias, familiares, a su formación educativa, incluso a actividades microempresariales. La diversidad de sus tareas la llevaron a recibir un curso de computación en la Oficina para la Juventud de Comayagua, en donde ella y un grupo de mujeres de la zona fueron invitadas a diferentes conferencias que abordaban temas como la violencia doméstica, reciclaje y embarazo en adolescentes.

“Al finalizar las capacitaciones nos informaron que éramos candidatas para ayudarnos a organizarnos como microempresarias, se nos dio la opción. Una licenciada de Cáritas, nos pidió elegir alguna actividad que nos gustara y nosotras elegimos panadería, hicieron un sondeo para saber cuáles eran los elementos que se necesitan para una panadería, y así lo hicimos. Oxfam a través de Caritas, nos hizo posible este sueño con la materia prima que tanto necesitábamos para comenzar. Iniciamos con unas degustaciones en el parque central de Comayagua”, cuenta animada la líder comunitaria.

  • María Magdalena Padilla, participante de los proyectos microempresariales apoyados por Oxfam con el financiamiento de Global Affairs Canada. Foto: Karen Arita / Oxfam en Honduras.

    María Magdalena ha sido inquieta en el trabajo humanitario y educativo; tanto así, que su casa que funciona como panadería, fue puesta a disposición para que el Instituto Hondureño de Educación por Radio (IHER) funcionara como parte de la comunidad, el cual actualmente cuenta con al menos 50 alumnos y alumnas. Ahí, ella vio la oportunidad para terminar su bachillerato.

  • María Magdalena ha conquistado una meta personal al establecer una panadería con el apoyo de Oxfam y Cáritas Comayagua. Foto: Karen Arita / Oxfam en Honduras

    María Magdalena contribuye con el aseo de las calles, ha sido alumna y después maestra, dio un año de clase gratis a niños que eran rechazados en la escuela por la edad. Hoy con la apertura de la panadería ha ayudado también a beneficiar toda la comunidad. Aunque, por ahora no tiene fondos suficientes para la construcción de un local más adecuado, hace esfuerzos para buscarlos.
     

  • María Magdalena participó el en proyecto de microemprendiemientos juntos a 30 mujeres y jóvenes embarazas.

    La microempresa que lidera María Magdalena lleva por nombre Panadería y Repostería Belén. Además, su local funciona como un punto de encuentro y consejería de apoyo para las mujeres de la aldea San Nicolás de Comayagua, Comayagua. Este proyecto microempresarial es apoyado por Oxfam con el financiamiento de Global Affairs Canada. A través de un Fondo de Desarrollo e Innovación (FDI), y en coordinación con Cáritas Comayagua, más de 30 mujeres y jóvenes participan en talleres de formación contable, apoyo financiero para la compra de herramientas de trabajo y materia prima, así como apoyo técnico en el seguimiento y desarrollo de sus negocios. 

  • Talleres de formación contable, apoyo financiero para la compra de herramientas de trabajo y materia prima, así como apoyo técnico en el seguimiento y desarrollo de las microempresas son algunos de los beneficios que Oxfam y Cáritas Comayagua aportaron para impulsar a las microempresarias. Foto: Karen Arita / Oxfam en Honduras

    “El problema de la mujer en su comunidad es creer que no puede. Que solo sirve para lavar, para planchar, para asear la casa y cuidar niños. He tenido la oportunidad de encontrarme con grupos de mujeres, y de decirles que tienen valores. Aunque nos minimicen, que digan que no podemos pegar un bloque, yo digo sí podemos. Sí podemos ser dueñas de nuestros propios negocios. Si no fuera por Oxfam, que nos donó el equipo, nos donó la materia prima, seguiríamos siendo las amas de casa dependiendo de los centavitos que el esposo nos pueda dar, pero ¿qué hay de aquellas mujeres que sus esposos no les dan ni un centavo? Y que les piden conformarse con maíz y fríjoles, porque la mayoría de las mujeres en nuestro país", comenta María Magdalena Padilla.

  • María Magdalena Padilla, participante de los proyectos microempresariales apoyados por Oxfam con el financiamiento de Global Affairs Canada.

    "Este proyecto me ha cambiado de varias formas. En primer lugar, me siento alegre de saber que hubo alguien que se interesó en nosotros en cómo ayudarnos, cómo levantarnos, cómo ser dueñas de nuestro propio negocio, si hay algo en la vida que nunca me ha gustado es tener un patrón. Me siento realizada porque yo decido cuanto hacer, qué hacer y teniendo mis materiales y teniendo mis equipos y los elementos para poderlos hacer", comenta María Magdalena Padilla.

Enlace permanente: https://oxf.am/2FLeBsZ