¡Basta! Acabemos con las violencias contra mujeres y niñas

A los 25 años y madre de un niño de cuatro, Delmis Marcia sigue luchando para librarse de la violencia machista que la persigue desde que ella nació. Hoy, aunque la sigue viviendo en su propia piel, se siente empoderada, dueña de su vida, con ganas de comerse el mundo.

Esta hondureña de rasgos frágiles pero con una gran fuerza interior, tiene ahora un negocio de comidas y jugos naturales en casa y se siente independiente. Pero llegar hasta aquí le ha costado.

Su padre la maltrataba tanto a ella, como a su madre y sus hermanas, incluso le llegó a parecer algo común. “Nos pegaba en la cara, nos daba patadas, nos encerraba en nuestras habitaciones. Poco a poco yo fui acostumbrándome, ya se me hacía algo normal”, relata, explicando que tenían miedo que algo todavía más grave pasara. Desgraciadamente no sería algo raro en un país en que, según las organizaciones de mujeres, cada 16 horas una mujer es asesinada por el simple hecho de ser mujer.

  • A los 25 años, Delmis Marcia sigue luchando para librarse de la violencia machista que la persigue. Foto: Karen Arita / Oxfam en Honduras
  • Delmis, asiste a clases mediante un programa de formación a distancia. Foto: Delmer Membreño / Oxfam
  • Para Delmis, madre de un niño de cuatro años, tener independencias económico es fundamental para sostener su familia. Foto: Delmer Membreño / Oxfam
  • Delmis Marcia participó junto a 30 mujeres y jóvenes embarazas en procesos de formación en derechos de las mujeres. Foto: Delmer Membreño / Oxfam